Decir con esto basta,
con esto por ahora tengo.
Decir ahora el mañana
y haber dicho en el ayer
el sueño del ahora.
Nunca creer en el calvario,
y sí en la dicha.
Darlo todo ahora a la vida,
porque nada nos acompañará
en la hora de la muerte
más que la vida.