Sólo son mías todas las mañanas del mundo.