Y de la voz depende
nuestro imperio.